AUDI A1 CITYCARVER 30 TFSI

PIN

El A1 Citycarver, es en cierto modo la versión Allroad del coche urbano de Audi, el de cuatro ruedas motrices menos. Pero, ¿conserva esta variación aventurera las cualidades del clásico A1? Con su A1 Citycarver, Audi empuja la puerta de un segmento hasta ahora inexplorado por el fabricante: el de los coches de ciudad capaces de salir de los caminos trillados, como el Ford Fiesta Active, el Volkswagen Cross Polo y otros Opel Adam Rocks. Para ello, la carrocería del modelo se ha elevado cinco centímetros, los contornos de las aletas y los paneles de los balancines se han dotado de protecciones de plástico negro, mientras que los parachoques se han dotado de inserciones de acero inoxidable. Los diseñadores han rediseñado incluso la parrilla que, como en los modelos Allroad, tiene forma octogonal. Entonces, ¿por qué el A1 no hereda la etiqueta de sus hermanas mayores? Simplemente porque sigue siendo una tracción “simple” y que no es capaz de aventurarse en caminos demasiado accidentados.

El A1 Citycarver 30 TFSI cuenta con un bloque de tres cilindros de 116 CV, acoplado a una caja de cambios S-Tronic de doble embrague y siete velocidades. Una vez lanzado a la carretera, nada diferencia al A1 Citycarver de un A1 convencional. El coche urbano de Audi, que se basa en la misma plataforma que el nuevo Polo, es tan sano y dinámico de conducir como siempre, gracias en parte a su cuidada amortiguación y a una dirección suave y precisa, puntualiza el concesionario de coches de ocasión en Granada Crestanevada. Por tanto, las cualidades del A1 no se ven alteradas.

Su pequeño tricilíndrico no tiene que avergonzarse en comparación con un buen número de motores que cuentan con cuatro. En efecto, es flexible, discreta y siempre voluntaria. En definitiva, es un aliado perfecto para afrontar la ciudad pero también las autopistas. En cuanto al consumo de combustible, lo encontramos en torno a los seis litros de súper en un recorrido principalmente urbano, lo que se corresponde con los valores anunciados por el fabricante (6,4 l/100 km).

En el habitáculo del A1 Citycarver, Audi ha mantenido la presentación moderna y pura del A1, brillando el conjunto por una bella homogeneidad, realzada por materiales de buena calidad, salvo los paneles de las puertas en plástico básico. El salpicadero mantiene la gran pantalla táctil de su hermano (10,1 pulgadas en nuestro ejemplo) y el volante su impresionante Audi Virtual Cockpit, mientras que el largo catálogo de opciones permite una profunda personalización del modelo.

Cómodamente instalados en unos asientos que rozan la perfección, disfrutamos de una buena posición de conducción así como de una decente insonorización, ocasionalmente perturbada por las escasas vibraciones propias de los motores tricilíndricos. El motor también levanta un poco la voz cuando entras en las revoluciones, pero nada desagradable. Los asientos traseros ofrecen un espacio decente para la cabeza y las piernas, incluso para dos adultos. Por último, para los que no se conformen con el bloque 30 TFSI, se acaba de incorporar al catálogo el cuatro cilindros 35 TFSI con 150 CV.

En entrada de gama, el A1 25 TFSI y su caja manual de cinco velocidades se propone a 22.500 euros. La misma versión, declinada en Citycarver, requiere 750 € más, es decir, 23.250 €. El tope de gama que se acaba de presentar, el A1 Citycarver 35 TFSI S-Tronic, tiene sin embargo un precio de 28.480 euros, frente a los 26.070 euros del 30 TFSI S-Tronic. Por supuesto, hay que añadir una serie de opciones para elegir de un catálogo tan largo como el brazo.

Principalmente estéticos, los cambios introducidos en esta versión aventurera no alteran las numerosas cualidades del nuevo Audi A1. La presentación sigue siendo igual de halagadora, el placer de conducción está ahí y las prestaciones en carretera son más que honorables. Queda por pagar unos 700 euros (en comparación con el A1 30 TFSI S-Tronic) para acceder a un coche urbano un poco más alto pero cuyos fundamentos no cambian en absoluto. Este A1 Citycarver es también una bonita alternativa a un Q2 que se factura mucho más caro.