¿Honda E o Mini Cooper SE?

PIN

Estos dos coches urbanos doblemente modernos se apoyan tanto en su motor eléctrico como en su “actitud cool” para seducir. Pero uno echa sus raíces hacia adelante, mientras que el otro mira decididamente hacia el futuro.

El Mini es uno de esos modelos que nunca parece envejecer. Pero el aura del mítico modelo original diseñado por Alec Issigonis no es suficiente para afrontar los retos del futuro. Por ello, el famoso coche urbano británico está ahora también equipado con un motor eléctrico bajo la denominación Cooper SE, informa el concesionario Crestanevada. El Honda e también es una referencia neo-retro al pasado (como el N600 o el primer Civic), pero está más decididamente orientado al futuro.

Acabado, equipamiento: ventaja de Honda

Un simple vistazo al salpicadero futurista con sus 6 pantallas es suficiente para convencerte. Gracias a su diseño más moderno, el Honda gana fácilmente el primer punto en nuestra pequeña competición. Ofrece muchas más características modernas que el Mini Cooper SE, que tiene un diseño y una disposición mucho más clásicos. Tanto en términos de infoentretenimiento como de seguridad.

Los dos rivales están a la par en lo que respecta a las baterías. El Honda e tiene un módulo de 35,5 kWh frente a los 32,6 kWh del Mini.

Confort: la ventaja de Honda

En general, el Honda es más cómodo de conducir. En primer lugar, gracias a una amortiguación más conciliadora que la del Mini, que es más rígida y ofrece un tacto de carretera bastante característico. A nivel práctico, el Honda tiene la ventaja de ofrecer unas plazas traseras más utilizables. Hay que reconocer que la posición de los asientos ofrecida a los pasajeros traseros del pequeño Honda e no es irreprochable. Pero el acceso al coche y el espacio disponible para las piernas son mucho mejores que en el Mini de 3 puertas… Por otro lado, la capacidad del maletero del Mini es de 211 litros frente a los 171 litros del Honda. Además, el Honda sólo ofrece un respaldo de una pieza frente al respaldo de dos piezas del Mini.

Motor: Mini ventaja

El Mini eléctrico merece la referencia “Cooper S” en su nombre. Su motor eléctrico desarrolla 184 CV y catapulta al pequeño coche urbano con brío. El motor eléctrico del Honda es menos demostrativo con sus 154 CV (o 136 CV para la versión de acceso). Sobre todo porque el Mini es unos 200 kg más ligero. Esto se nota en la conducción dinámica. Pero el Mini también gana este punto gracias a su mejor relación rendimiento/consumo. El Honda e es bastante decepcionante en este sentido. En conducción mixta alcanza rápidamente los 20 kWh/100 km, o incluso más, a pesar de su pequeño tamaño. En el mejor de los casos, puedes bajar a 18 kWh/100 km si eres más cuidadoso. En la práctica, esto reduce su autonomía real a unos 150 km. El Mini Cooper SE es feliz con +-16 o incluso +-14 kWh/100 km si se levanta el pie del acelerador. Esto significa que puedes espaciar fácilmente la recarga en +- 200/230 km.

Comportamiento en la carretera: la ventaja de Mini

Con su óptima distribución del peso entre los ejes y la tracción trasera, el Honda e tiene buena pinta sobre el papel. Y en la carretera es realmente muy agradable de conducir. Sin embargo, no aprovecha su arquitectura de tracción trasera para ser significativamente más dinámico que el Mini. Eléctrico o no, el Mini conserva el estimulante comportamiento de karting por el que es conocido. Pero también tiene un lado ligeramente “caricaturesco” y de rebote que induce en las malas superficies.

Presupuesto: igual

Estos coches urbanos de moda no pretenden hacer la movilidad eléctrica “accesible” a todo el mundo. El Mini Cooper SE está disponible en cuatro niveles de equipamiento, desde 33.100 hasta 40.400 euros. El Honda e está disponible en la versión Base (136 CV) a 34.500 euros o en la versión Advance (generosamente equipada y con 154 CV) a 37.500 euros. Por lo tanto, los precios son bastante equivalentes. Pero no olvidemos que el Mini será un poco más barato de manejar debido a su mejor economía de combustible. Pero teniendo en cuenta el precio de la electricidad, esto no supondrá una diferencia fundamental para el bolsillo.

Conclusión: igualdad

Nuestros dos modelos terminan en igualdad de puntos al final de nuestra comparación. El Cooper SE es una exitosa versión eléctrica del Mini. El Honda, en cambio, es un vehículo mucho más moderno y futurista. Pero este “bello objeto” habría sido más convincente si hubiera cuidado más su consumo. Y, al mismo tiempo, habría ofrecido una gama menos restrictiva una vez fuera de los centros urbanos.