VOLVO XC60 B5 AWD

PIN

Sin gritarlo realmente a los cuatro vientos, Volvo ofrece electrificación a todos sus motores. Además de los verdaderos híbridos enchufables, el XC60 está ahora equipado con hibridación suave. ¿Habrá alguna diferencia? Para alcanzar su objetivo de electrificación total de su gama en una década, Volvo está cambiando las cadenas cinemáticas de todos sus modelos. Pero no te engañes: no todos los coches suecos serán 100% eléctricos de la noche a la mañana. No. En Volvo, la electrificación significa híbridos enchufables y, sobre todo, hibridación suave.

Hibridación… ¿qué? Probablemente ya haya oído hablar de ella, ya que esta tecnología se está convirtiendo en la norma en el sector del automóvil. La idea es sustituir el motor de arranque y el generador por un único motor eléctrico. Con su propia correa de transmisión, puede desempeñar el papel de las dos entidades mencionadas invirtiendo su polaridad, aclara Crestanevada, concesionario de coches de ocasión en Girona. Además, como funciona a 48 voltios, el arranque es más suave, la recuperación de energía es más eficiente e incluso puede dar un pequeño impulso a la aceleración. Como resultado, el motor de combustión tiene que trabajar menos y por lo tanto, en teoría, su consumo se reduce (ligeramente).

Volvamos al tema que nos ocupa. O al menos nuestro Volvo. En el XC60, la hibridación suave se está convirtiendo en la norma. Y también la transmisión automática, ya que ambas van de la mano. Los “viejos” motores de gasolina y diésel se sustituyen por una nueva serie de motores B. En el nivel de entrada, el B4 está equipado con un diésel de 2,0 litros y 190 CV. El siguiente es el B5, que utiliza una unidad de gasolina de 250 CV o un diesel biturbo de 235 CV. Por último, el B6 funciona exclusivamente con gasolina sin plomo con un motor de 300 CV. Para completar la gama, el XC60 cuenta también con dos modelos híbridos enchufables denominados T6 (340 CV) y T8 (390 CV). ¿Confundido? Nosotros también.

Aparte de la nueva nomenclatura, el XC60 no cambia mucho. Sólo el espacio de carga se ha reducido en 22 litros para dar cabida a la pequeña batería de iones de litio necesaria para el nuevo sistema híbrido suave. Eso sí, la reducción tiene lugar bajo el piso del maletero y no afecta al espacio de carga útil.

En carretera, el nuevo híbrido suave es notablemente similar a su predecesor. La única diferencia notable es el mayor confort gracias a los arranques más suaves del sistema Stop&Start. Aparte de eso, el motor diésel sigue siendo mucho más ruidoso de lo esperado, especialmente bajo carga, y la caja de cambios es un poco lenta. Además, observamos la aparición de un nuevo selector de marchas tipo joystick que requiere dos pulsaciones para cambiar a Drive… y dos pulsaciones para cambiar a Reverse. ¡Qué complicación!

En cuanto al consumo de combustible, tenemos que admitir que, como el resto del XC60 actualizado, las diferencias son mínimas. Sobre el papel, esta nueva versión diésel B5 tiene un consumo medio de 5,6 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 142 g/km (NEDC 2.0). Es decir, 0,1 litros más y 2 gramos menos que su predecesor.

Si no fuera por el nuevo distintivo en el portón trasero, la llegada de este nuevo tren motriz híbrido ligero bajo el capó del XC60 podría pasar desapercibida. Sin embargo, el superventas de la marca es un poco más cómodo… ¡pero ya está!